¿Hay negocio en el agua?

482
1

Sobre el blog

Jorge Chamorro
Ingeniero especialista en tratamiento y depuración de aguas y en desalación.
482
  • El Secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos

Desde que Federico Ramos concedió una entrevista a Expansión el 5 de Agosto del año pasado comentado la intención del Gobierno de reformar la legislación del agua y así instaurar un nuevo modelo de la gestión del agua, sus palabras han sido objeto de numerosos comentarios de toda índole.

¿Por qué, en pleno siglo XXI, una gran parte de la opinión pública se cuestiona si se puede hacer negocio con el servicio del agua?

Muchas de ellas repudiando que con el agua se haga negocio.

Por eso la pregunta que me hago es: ¿hay negocio en el servicio de agua?

Me viene a la memoria los antiguos aguadores que, con su borricos, iban por las calles de las ciudades y, a cambio de una retribución económica, llevaban el agua a los domicilios privados, sin que nadie cuestionase si hacían o no negocio o si era apropiado que se pagase por su servicio

Entonces, ¿por qué, en pleno siglo XXI, una gran parte de la opinión pública se cuestiona si se puede hacer negocio con el servicio del agua?, máxime cuando la calidad del servicio es alta, pues, además de llevarla a tu domicilio, se encargan de evacuar las aguas residuales y luego de depurarlas antes de devolverlas al medio ambiente.

Creo que la respuesta es obvia: EL SERVICIO DEL AGUA NO ES UN NEGOCIO TRANSPARENTE

Todos los agentes que intervienen en el servicio del agua han cometido el error de no explicar, a los ciudadanos, como se gestionan los servicios y, lo que es más importante, los costes generados en el mismo.

Las consecuencias han sido dramáticas: Servicios del agua deficitarios, deterioro progresivo de las instalaciones, detracciones económicas sin justificar el destino de las mismas, deterioro de la calidad de las aguas superficiales y subterráneas, etc. En España la situación se hace, cada día, más insostenible; en la actualidad, no hay recursos económicos para garantizar el servicio integral del agua de numerosas poblaciones.

Por eso se necesita que las empresas privadas participen en la solución del problema que tenemos encima de la mesa aunque, estoy de acuerdo con muchos ciudadanos, no en las circunstancias actuales ni en el marco en el que se desarrollan la mayoría de los servicios del agua.

Creo que, para que las empresas las empresas privadas participen de forma activa en la solución del problema, se han de dar unos pasos fundamentales, entre los que destaco:

1) La transparencia debe de estar en el ADN del servicio

2) La gestión del servicio debe de ser pública

3) Se deben de establecer de forma clara los coste del servicio del agua, incluyendo:

a. La amortización de las instalaciones

b. Los costes de los servicios de abducción, tratamiento y distribución

c. Los costes de los servicios de saneamiento y depuración

d. Los costes de las auditorías económicas y técnicas por organismos independientes

4) Se deben de establecer los precios del servicio del agua teniendo en cuenta:

a. La retribución de la transparencia del servicio

b. La retribución de los capitales utilizados para ejecutar las infraestructuras

c. La retribución de una gestión eficiente

d. El reparto equitativo de los costes independientemente del tamaño de la población

5) La ejecución deberá de ser la más barata para el usuario sin decantarse, a priori, por ninguna de las posibles opciones: pública, privada o mixta.

Señalar, por último, un aspecto muy importante de la industria del agua como es su complejidad técnica, tanto en el tratamiento como en la depuración, donde las múltiples tecnologías que se pueden utilizar, para garantizar la calidad del servicio, no están al alcance de todas las poblaciones de forma equitativa, y, sin la participación de la empresa privada, sería muy costoso poner al alcance de todos los usuarios.

Comentarios

La redacción recomienda

11 de Diciembre, 2017

Errores más comunes en el diseño de una EDAR, por Jorge Chamorro - MasterClass ingenio.xyz

27 de Noviembre, 2017
CIA y calidad