Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Aganova
Rädlinger primus line GmbH
ISMedioambiente
Baseform
Likitech
Red Control
RENOLIT ALKORPLAN
SCRATS
Aqualia
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
AGENDA 21500
Schneider Electric
Prefabricados Delta
Innovyze, an Autodesk company
GS Inima Environment
Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento del Perú
Lama Sistemas de Filtrado
Molecor
Grupo Mejoras
ADASA
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
ONGAWA
Filtralite
Ingeteam
FLOVAC
Almar Water Solutions
Xylem Water Solutions España
Minsait
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Idrica
Catalan Water Partnership
HRS Heat Exchangers
Fundación CONAMA
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
DATAKORUM
ACCIONA
Cajamar Innova
AGS Water Solutions
LACROIX
LABFERRER
Ens d'Abastament d'Aigua Ter-Llobregat (ATL)
IAPsolutions
FENACORE
ESAMUR
Fundación Botín
Saint Gobain PAM
TecnoConverting
Sacyr Agua
Barmatec
CAF
TRANSWATER
Global Omnium
TEDAGUA
NTT DATA
MonoM by Grupo Álava
Confederación Hidrográfica del Segura
Vector Energy
Amiblu
MOLEAER
Hidroglobal
Smagua
Hach
ICEX España Exportación e Inversiones
Terranova
Hidroconta
Kamstrup
AECID
Fundación Biodiversidad
Asociación de Ciencias Ambientales
Sivortex Sistemes Integrals
J. Huesa Water Technology
Consorcio de Aguas de Asturias
KISTERS
EPG Salinas
AMPHOS 21
s::can Iberia Sistemas de Medición
Agencia Vasca del Agua
IRTA
TFS Grupo Amper
ADECAGUA
Nuevo Regadío Forum 2024 (17-20 Jun)

Se encuentra usted aquí

Un estudio con participación del CSIC analiza los eventos catastróficos desde la teoría ecológica

  • estudio participación CSIC analiza eventos catastróficos teoría ecológica
    Inundación en Indonesia. (Imagen: Procomún)
  • La incorporación de la teoría ecológica de las perturbaciones ayudaría a la sociedad a comprender mejor y prepararse ante nuevos eventos catastróficos como terremotos o epidemias.

Sobre la Entidad

CSIC
La agencia estatal Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) es la mayor institución pública dedicada a la investigación en España y la tercera de Europa.

Un estudio publicado en la revista People and Nature por personal investigador del Centro de Investigaciones sobre Desertificación (CIDE), centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la Universitat de València (UV) y la Generalitat Valenciana, en colaboración con la Universidad de Granada (UGR), aborda el análisis de los eventos catastróficos desde el punto de vista de la teoría ecológica de las perturbaciones.

Según esta teoría, las perturbaciones ecológicas son consideradas como elementos propios de los ecosistemas, y contribuyen a su modelado y dinámicas. De forma análoga, los investigadores de este trabajo proponen considerar a los eventos catastróficos, también como inherentes a las sociedades humanas y responsables, en parte, de su evolución. Desde esta perspectiva, incendios, huracanes, epidemias, guerras, terremotos, erupciones volcánicas, etcétera, son perturbaciones inherentes a las sociedades y debieran considerarse como un elemento más a tener en cuenta y ante los que prepararse con el fin de aumentar la resiliencia de la sociedad actual y facilitar su recuperación tras su irrupción.

“Los incendios son inevitables, y las plantas han evolucionado para adaptarse a ellos. La ecología clásica considera las perturbaciones como factores externos que vienen de fuera y destrozan la naturaleza. Sin embargo, cuando estas se incluyen como parte de los sistemas naturales, es cuando realmente podemos entender el funcionamiento ecológico y evolutivo de los ecosistemas”, explica Juli G. Pausas, investigador del CSIC en el CIDE y autor principal de este trabajo.

La idea del investigador del CIDE, junto con Alexandro B. Leverkus, de la UGR, fue aplicar el mismo razonamiento y las mismas técnicas a los sistemas sociales. “Cuando consideras perturbaciones como terremotos, guerras o epidemias como intrínsecas a las sociedades, y utilizas conceptos de ecología de las perturbaciones como el régimen de perturbaciones con una visión a largo plazo, te das cuenta de que las dinámicas en los sistemas sociales son similares a los naturales y puedes estudiar su evolución. Esto podría ayudarnos a comprenderlos y a prepararnos mejor”, aseguran los investigadores, quienes apuntan a que el desafío radica en fomentar acciones y políticas con las que estar preparados para eventos desconocidos, “ya que pronto o tarde llegarán”.

Prepararse para lo desconocido

Aunque las grandes catástrofes son poco frecuentes e impredecibles, han ocurrido a lo largo de toda la historia humana y seguirán ocurriendo en el futuro. Por ello, “entender que son componentes clave de la evolución cultural de las sociedades es cada vez más importante en una época en la que el clima está cambiando, los humanos están sobreexplotando los recursos naturales y la humanidad es densa e hiperconectada”, explican en el estudio.

Terremotos, huracanes, guerras y pandemias, entre otros, cambian bruscamente la dinámica de las sociedades humanas. Los efectos de las catástrofes, medidos en pérdidas de vidas humanas o en daños en infraestructuras, dependen, no solo de su extensión o magnitud, también dependen de las características propias de las sociedades en que tienen lugar (es decir, de su vulnerabilidad). Las enfermedades peligrosas causan menos víctimas mortales si se dan en sociedades ricas con sistemas de salud preparados, mientras que los terremotos de pequeña magnitud pueden ser devastadores si los materiales de construcción son deficientes.  Por ello, “incorporar las perturbaciones dentro de la dinámica de los sistemas sociales, en lugar de considerarlas un factor ajeno, es clave para poder convivir con ellas” explica Leverkus.

Generando resiliencia

Las perturbaciones pueden interrumpir temporalmente el funcionamiento de las sociedades, pero, a largo plazo, pueden producir adaptaciones sociales que nos permitan hacer frente a futuros acontecimientos. Los incendios en zonas urbanas han forzado a mejorar las normas de construcción, las enfermedades has estimulado campañas de vacunación e infraestructuras de respuesta médica, y los tsunamis han propiciado sistemas de alerta mundial. Aunque podemos controlar algunos impactos de las perturbaciones basándonos en nuestra experiencia de sucesos pasados, no podemos evitarlos todos, y creamos inadvertidamente nuevas perturbaciones a medida que la sociedad cambia.

Por todo ello, con este nuevo abordaje, “a medida que nos enfrentamos a nuevos riesgos derivados de las sociedades globales y los cambios medioambientales, la comprensión de las perturbaciones en las sociedades humanas puede ayudar a desarrollar políticas encaminadas a mejorar la capacidad de amortiguar sus impactos y a lograr una recuperación más rápida y completa”, concluye el investigador del CSIC.

Suscríbete al newsletter

Newsletters temáticos que recibirás

Los datos proporcionados serán tratados por iAgua Conocimiento, SL con la finalidad del envío de emails con información actualizada y ocasionalmente sobre productos y/o servicios de interés. Para ello necesitamos que marques la siguiente casilla para otorgar tu consentimiento. Recuerda que en cualquier momento puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y eliminación de estos datos. Puedes consultar toda la información adicional y detallada sobre Protección de Datos.

La redacción recomienda