Connecting Waterpeople

Día Mundial del Agua 2022: Aguas subterráneas, hacer visible lo invisible

  • Día Mundial Agua 2022: Aguas subterráneas, hacer visible lo invisible

Sobre la Entidad

Asociación de Ciencias Ambientales
La Asociación de Ciencias Ambientales (ACA) es un punto de encuentro y reunión de científicos, técnicos y profesionales y se ha constituido como un actor social catalizador de iniciativas y proyectos.

En ocasiones nos referimos a la Tierra como ‘el planeta azul’ porque, a nivel superficial, tres cuartas partes de esta están cubiertas de agua. Sin embargo, nuestro planeta también tiene agua subterránea y, en concreto, casi toda el agua dulce en forma líquida del mundo se encuentra allí abajo.

Este 22 de marzo de 2022, Día Mundial del Agua que se celebra desde 1993, la Organización de las Naciones Unidas pone el foco de atención en las aguas subterráneas para “hacer visible lo invisible”.

Las aguas subterráneas están en todas partes

El agua subterránea es agua dulce que se filtra en el suelo y se almacena en los poros que hay entre las rocas y las partículas que forman el suelo o entre capas de rocas, es decir, en los acuíferos. Entre una de sus funciones más importantes, las aguas subterráneas son compensadoras del flujo de escorrentía, lo que significa que sirven de paso al agua de lluvia que se infiltra bajo tierra hasta que esta llega a rellenar ríos, lagos, estanques y humedales o alcanza manantiales y pozos que nos facilitan el acceso al agua dulce.

Todas estas fuentes naturales nos suministran agua para el consumo, la agricultura, la ganadería y las actividades industriales. En la actualidad, aproximadamente el 70 % de las extracciones de agua subterránea en todo el mundo se utilizan en el sector agropecuario, para la producción de alimentos, ganado y cultivos industriales, según la FAO.

Los acuíferos actúan como garantía de suministro durante los periodos de escasez. Cuando un acuífero se recarga, el incremento del agua subterránea en él produce un aumento del caudal que rellena las diferentes fuentes naturales. Por el contrario, cuando no se produce la recarga, el nivel de agua subterránea o nivel freático desciende como consecuencia del vaciado natural del acuífero. Conocer el punto en el que se encuentra este nivel es importante para la productividad de las aguas subterráneas y su influencia en los demás ecosistemas.

Cuánta agua subterránea hay en el mundo 

Es complicado conocer con precisión el volumen de agua subterránea existente en su totalidad porque hay regiones en las que todavía se desconoce la cantidad de agua acumulada bajo tierra. Sin embargo, se estima que en el mundo hay entre ocho y diez millones de kilómetros cúbicos de agua dulce subterránea. Por ofrecer una comparación que ayude a comprender estas cifras, el volumen de agua dulce de todos los lagos del mundo (al menos 304 millones) no corresponde ni al 1% del volumen total de agua dulce subterránea.

Por otro lado, sabemos que en la Tierra hay 37 grandes sistemas de acuíferos, que sirven tanto de depósito de agua subterránea como de conducto natural del flujo de agua subterránea: 13 de ellos se encuentran en África; 5 en América del Norte; 3 en América del Sur; 10 en Asia; 4 en Europa y 2 en Australia, según la base de datos del Programa Mundial de Cartografía y Evaluación Hidrológica (WHYMAP).


 

El mapa muestra en azul acuíferos y sistemas de acuíferos en grandes cuencas sedimentarias que ofrecen buenas condiciones para la explotación de sus aguas; en color verde, entornos con estructura geológica compleja y en color marrón, zonas con acuíferos locales y poco profundos. Los colores oscuros muestran zonas que se recargan mucho y los claros las que tienen un potencial de carga más bajo (en el periodo 1961-1990). Fuente: WHYMAP


Uso del agua subterránea

En la actualidad, el aumento de la demanda derivada del crecimiento de la población y la producción de alimentos exige un análisis más detallado del uso de las aguas subterráneas. Ya en 2009 un estudio apuntó que India, Estados Unidos, China, Pakistán, Irán, México y Arabia Saudí juntos son responsables del 75% de la extracción anual de agua subterránea.

Por otro lado, los resultados de una investigación publicada en 2013 mostraron casos de agotamiento de mega almacenamientos en todo el mundo, registrando los mayores índices en China, España y Estados Unidos, a partir de un enfoque basado en índices de más de 50 fuentes publicadas.

Los principales focos de agotamiento se observaron en las zonas áridas y semiáridas del mundo, principalmente como consecuencia de la alta densidad de población, la gran dependencia de las aguas subterráneas y una escasa y muy variable pluviosidad que genera una rápida escorrentía y los bajos índices de recarga natural.

Agua subterránea en el escenario de crisis climática

La degradación de la calidad del agua subterránea puede deberse a condiciones naturales y a causas antropogénicas. Ambas formas de degradación pueden ser el resultado de la extracción humana de agua subterránea.

La extracción o los cambios en la recarga de agua subterránea pueden alterar las direcciones del flujo de las aguas subterráneas o exponer el material del acuífero al aire. De este modo, el agua subterránea puede encontrarse con contaminantes naturales como el radio, la sal, el arsénico y el flúor que empeorarán la calidad del agua. Por otra parte, los contaminantes químicos y biológicos procedentes de la industria y la agricultura también influyen en esta degradación.

Según algunos apuntes realizados por el último informe del IPCC, las aguas subterráneas en los acuíferos de los trópicos parecen ser más resistentes al cambio climático, ya que las precipitaciones e inundaciones intensas aumentan su recarga. En cambio, en altitudes superiores, los climas más cálidos han alterado los regímenes de aguas subterráneas y pueden haber conducido a una menor recarga en primavera debido a la reducción de la duración y de las descargas de deshielo.

Las aguas subterráneas en España

En España, los acuíferos cubren más del 90 % del territorio y se estima que el volumen de recursos renovables de agua subterránea está entre los 20.000 y 30.000 hectómetros cúbicos al año. Contamos en total con 762 masas de agua subterránea, que se constituyen como las unidades básicas de gestión de acuerdo con lo establecido en la Directiva Marco del Agua aprobada en el año 2000.

El principal problema al que se enfrentan actualmente nuestras aguas subterráneas es el alto contenido de nitratos en ríos y acuíferos. Este tipo de contaminación puede darse por actividades como los procesos agrícolas, ganaderos, vertidos industriales y urbanos, y la actividad minera. En concreto, un 22% de las masas de agua superficial y un 23% de las masas de agua subterráneas están afectadas por estos contaminantes.

Ante esta situación, en enero de 2022 se aprobó un nuevo Real Decreto sobre contaminación producida por nitratos que desarrollará programas de actuación más exigentes, según apuntó el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico.

Por otro lado, la sequía que ha afectado al país durante los primeros meses del año y que parece que se prolongará durante la primavera, también implica un descenso en la recarga natural de aguas subterráneas, alterando sus ciclos de recuperación de agua almacenada, pero sus efectos todavía están por comprobar.

A pesar de su presencia invisible al ojo humano, es importante llevar un seguimiento del nivel de aguas subterráneas, así como mejorar la comprensión de la dinámica de almacenamiento del subsuelo y su incorporación a los modelos del sistema terrestre para que este factor clave para la conservación de los ecosistemas esté disponible cuando sea necesario como solución a la escasez ante el cambio climático.

La redacción recomienda

11/10/2022 · Empleo · 27 1

"Biocapacita-T, Capacítate por la biodiversidad" en Extremadura