Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Sivortex Sistemes Integrals
IAPsolutions
Vector Energy
Sacyr Agua
Agencia Vasca del Agua
AMPHOS 21
J. Huesa Water Technology
Aqualia
Schneider Electric
Molecor
ONGAWA
Ingeteam
Hidroconta
ESAMUR
HRS Heat Exchangers
SCRATS
Confederación Hidrográfica del Segura
Barmatec
IRTA
Innovyze, an Autodesk company
ADASA
Global Omnium
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
AECID
ISMedioambiente
Hach
LACROIX
ICEX España Exportación e Inversiones
s::can Iberia Sistemas de Medición
CAF
Idrica
Grupo Mejoras
Asociación de Ciencias Ambientales
Fundación Botín
Saint Gobain PAM
Rädlinger primus line GmbH
RENOLIT ALKORPLAN
EPG Salinas
Likitech
ACCIONA
Baseform
Minsait
TecnoConverting
Xylem Water Solutions España
TRANSWATER
Red Control
Amiblu
Lama Sistemas de Filtrado
Fundación Biodiversidad
FLOVAC
DATAKORUM
AGS Water Solutions
Cajamar Innova
Fundación CONAMA
Almar Water Solutions
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Kamstrup
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Catalan Water Partnership
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
GS Inima Environment
Filtralite
ADECAGUA
TEDAGUA
FENACORE
KISTERS

Se encuentra usted aquí

La mala gestión de la sequía sitúa al borde del colapso a los humedales, según Ecologistas

  • mala gestión sequía sitúa al borde colapso humedales, Ecologistas
    (Wikipedia/CC)

Sobre la Entidad

Ecologistas en Acción
Ecologistas en Acción es una confederación de más de 300 grupos ecologistas de todo el Estado español. Forma parte del llamado ecologismo social.

El 2 de febrero es el Día Mundial de los Humedales. Ecologistas en Acción considera que la elaboración de los planes de sequía por parte del Ministerio de Agricultura y Alimentación, Pesca y Medio Ambiente debe incluir medidas de protección de los caudales ambientales y control de las extracción para paliar los efectos de la sequía y evitar que la sobreexplotación del agua afecte al estado de conservación de las zonas húmedas.

La sequía es un fenómeno habitual y, por efecto del cambio climático, de magnitud creciente. Sus efectos son conocidos y predecibles, pero se agravan sobremanera cuando la mala gestión y la improvisación se impone a la protección de los recursos naturales. 2017 ha sido un año muy seco, ha llovido un 29 % por debajo de la media de los 30 años anteriores. También la temperatura media de la última década es 0,9 grados superior a la de ese periodo. Bajo estas condiciones, el agua disponible en los ríos y acuíferos se ha reducido un 20 % en 25 años.

El actual período de sequía, que no ha cesado, está provocando que una gran parte de los humedales se hayan secado o hayan permanecido con muy bajos niveles de agua y más vulnerables a la contaminación. Humedales protegidos como Doñana, la Mancha Húmeda y Daimiel, la Albufera de Valencia, el Mar Menor o la laguna de Gallocanta se han encontrado bajo mínimos, y algunos están al borde del colapso. Los efectos son particularmente más graves en los humedales de menor entidad, a los que además tradicionalmente se les presta menor atención. Es el caso de los arroyos y manantiales, y el de los criptohumedales y las lagunas de menor entidad. En extensas áreas del interior peninsular solo tienen niveles de agua para sobrevivir aquellas zonas que reciben caudales de plantas depuradoras o fugas y retornos de las redes de transporte, aunque esto puede implicar modificaciones importantes en la calidad del agua.

Las zonas húmedas de gran tamaño se ven afectadas. El Parque Nacional de las Tablas de Daimiel solo dispone de 500 hectáreas encharcadas de las 1850 de las que dispone de lámina teórica de agua. Los humedales colindantes de Toledo, Ciudad Real, Cuenca y Albacete están en su mayor parte secos o bajo mínimos. También es grave la situación en la que se encuentra la laguna de Gallocanta, la mayor zona húmeda salina de Europa. O la del Mar Menor, que tiene unos niveles de contaminación inasumibles.

Ecologistas en Acción considera que la gestión de la sequía por parte del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y de las confederaciones hidrográficas ha contribuido de forma decisiva a agravar sus efectos y a poner en riesgo el estado de conservación de los humedales e incluso la atención a los abastecimientos urbanos.

Por ello, la organización ecologista considera que, de forma inmediata y también de cara a la incorporación de medidas en los planes de sequía actualmente en tramitación, se deben incorporar las siguientes salvaguardas:

  • Elaboración y dotación de un plan de emergencia para la protección y la atención de las necesidades hídricas de los humedales y de los regímenes de caudales ambientales que se vean afectados por la sobrexplotación y especialmente en situaciones de sequía.
  • Blindaje de la atención prioritaria de los caudales ambientales y de los abastecimientos urbanos sobre cualquier otro uso.
  • Toma de medidas preventivas y correctoras de reducción de la extensión de regadío y de las dotaciones al mismo como responsable de más del 93 % del consumo del agua en España.
  • Replanteamiento de la reutilización para riego de las aguas depuradas, ya que es muy necesario su aportación al cauce en situaciones de sequía.
  • Analizar a nivel de masa de agua, y no solo del conjunto de la demarcación, los problemas de sequía y las medidas a adoptar, con especial atención a las situaciones en las cabeceras de las cuencas.

La redacción recomienda

31/01/2018 ·

Inclusión de las lagunas de Bonanza en el Inventario de Humedales de Andalucía