Domingo Zarzo: "España es una potencia mundial en tecnologías de desalación y reutilización"

2
870
  • Domingo Zarzo: "España es potencia mundial tecnologías desalación y reutilización"

Un contenido de:

Sobre la Entidad

AEDyR
AEDyR es una Asociación que se crea en 1998 tras el éxito del congreso de IDA celebrado en Madrid, y que pretende agrupar a todas las personas, empresas y colectivos relacionadas con la desalación y la reutilización en España.
870

El XI Congreso Internacional AEDyR, que se celebrará del 19 al 21 de octubre en Valencia, recogerá las novedades más significativas en el ámbito de la desalación y reutilización, a la que se dará especial relevancia. Con motivo del evento, entrevistamos a Domingo Zarzo, Presidente de la Asociación Española de Desalación y Reutilización.

Pregunta: Sr. Zarzo ¿cuál es el panorama de la desalación y la reutilización del agua en España en líneas generales?

Respuesta: España es una primera potencia mundial en las tecnologías de desalación y reutilización, con instalaciones realizadas por nuestras empresas en numerosos países.

España es el quinto país en capacidad instalada de desalación y aunque no es esperable que se construyan nuevas grandes plantas de desalación, hay un potencial mercado de construcción de plantas para la mejora de la calidad de aguas continentales, así como instalaciones de menor tamaño e industriales.

Respecto a la reutilización, somos el primer país europeo en capacidad de reutilización y uno de los pocos que tienen una legislación propia que regula esta actividad. Todavía hay capacidad de crecimiento en este sector y en la actualidad se trabaja desde la Unión Europea en una legislación común y se sigue trabajando en la mejora de instalaciones y la investigación en el campo de eliminación de contaminantes emergentes o nuevas tecnologías de desinfección, por citar dos áreas relevantes.

Somos el primer país europeo en capacidad de reutilización y uno de los pocos que tienen una legislación propia que regula esta actividad

P.- El Programa A.G.U.A. conllevó importantes inversiones en desaladoras. Después de más de diez años, ¿cuál ha sido la experiencia en este sentido?

R.- En la actualidad, gracias a las grandes desaladoras de agua de mar instaladas por toda la costa Mediterránea (y por supuesto en las Islas), el suministro de agua potable a estas zonas está garantizado en calidad y cantidad.

Aunque hay una aparente impresión de que estas plantas están infrautilizadas, la realidad es que una gran parte de ellas están funcionando a buen régimen (que además es creciente), con una gran parte de la producción dedicada a la agricultura, cosa que puede sorprender, por la aparente oposición de este sector a la aplicación de agua desalada por su mayor coste.

Creo que el viejo debate trasvase frente a desalación quedó superado y que se ha entendido por fin que la desalación es una herramienta más de planificación y un recurso adicional de agua que no pretende sustituir a otros recursos sino complementarlos. Incluso aunque las instalaciones estuvieran inactivas, se trata de un seguro de suministro independiente de la climatología y que se puede poner a producir en cualquier momento si las plantas se conservan de modo adecuado.

P.- Dos de los retos más importantes de la desalación eran su coste e impacto, ¿cómo los ha afrontado la tecnología?

R.- El coste del agua siempre es un concepto relativo que depende de la disponibilidad de los recursos. Está claro que el suministro de agua potable puede soportar el coste del agua desalada e incluso como he mencionado se está utilizando para el riego de productos agrícolas de alto valor añadido.

Adicionalmente, diría que, independientemente de la desalación, es necesario afrontar un gran debate sobre el coste del agua en España, como se ha mencionado en numerosos foros, por la gran disparidad de precios, modalidades de contratación de suministro, titularidad de los mismos, etc.

Respecto a los aspectos ambientales, desde el primer momento en el que en España se empezaron a instalar grandes desaladoras, hubo un gran número de especialistas (empresas, administración, centros de investigación, etc.) que se preocuparon por el impacto ambiental de la desalación y se establecieron unas buenas prácticas que incluían estudios de alternativas de ubicación del vertido, dilución de salmuera antes de vertido, tratamiento diferenciado de los efluentes de pretratamiento, sistemas de difusión, impacto sobre especies sensibles, planes de vigilancia ambiental en operación, etc. que se incorporaron en los pliegos de bases de las licitaciones públicas y que creo han sido un ejemplo que además hemos exportado a nuestros proyectos en el exterior.

 La desalación es una herramienta más de planificación y un recurso adicional de agua

P.- ¿El agua desalada cuenta con buena aceptación en España?

R.- Creo que la percepción de los usuarios va cambiando a mejor con el tiempo. A medida que el agua desalada va incorporándose en mayor proporción a los suministros, los usuarios van apreciando y valorando positivamente la mayor calidad del agua. También los agricultores aprecian que esta mayor calidad supone un incremento en productividad y calidad de productos, ahorro de agua, recuperación de suelos, etc.

Desgraciadamente en España la desalación ha sido un asunto muy politizado que ha venido acompañado de mucho ruido mediático en contra, defendiendo de forma maniquea otras alternativas como el trasvase y demonizando la desalación con pocos argumentos técnicos. Estas acciones por supuesto han calado en cierto sector de la población que puede seguir adoptando estas ideas, pero en general creo que la población está mejor informada y tiene su propio criterio.

P.- Las empresas asociadas a AEDyR están construyendo y explotando desaladoras a lo largo de todo el mundo. ¿Es la solución para dar de beber al mundo?

R.- Como he mencionado, la desalación es un recurso más de agua que debe complementar el uso de aguas superficiales, subterráneas, agua reutilizada, etc. Está claro que en zonas costeras la solución de desalación de agua de mar es la más evidente y la que puede resolver graves problemas de carencia de agua en zonas con déficit hídrico. En zonas de interior es más problemático porque los costes de transporte pueden hacer inviable su uso a partir de cierta distancia del mar, y la desalación de aguas continentales o reutilizadas mejora la calidad pero no genera nuevos recursos.

Otro reto importante en la actualidad es que hacer en los países en desarrollo con estos problemas y como pueden financiarse estas infraestructuras.

P.- ¿Qué papel juega la reutilización del agua en la economía circular?

R.- Por la propia definición de economía circular como estrategia para reducir materias primas y residuos cerrando bucles económicos o ecológicos, la reutilización creo que es uno de los ejemplos más claros de esta estrategia.

Desgraciadamente en España la desalación ha sido un asunto muy politizado

La Unión Europea en la actualidad tiene una política de potenciación de la reutilización, en el marco de su estrategia de economía circular y en la actualidad tiene en preparación una nueva regulación de esta actividad en todo el ámbito de la Unión, no solo por unificar y homogeneizar legislaciones, sino también con el objetivo de promover y potenciar su crecimiento.

P.- La regeneración del agua es una práctica ampliamente extendida en nuestro país desde hace muchos años, ¿está consolidada como una alternativa en el ‘mix’ del agua?

R.- Desde  luego, aunque en distinta extensión en diferentes comunidades autónomas. Está claro que las zonas con mayor déficit hídrico comenzaron mucho antes con la reutilización por pura necesidad, pero esta práctica se va incorporando poco a poco en otras zonas también por protección ambiental y preocupación por la calidad de las aguas continentales.

En el caso de las Islas Canarias, Baleares y las zonas mediterráneas de la Península (Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía) la reutilización convive en este “mix”, no solo con trasvases, aguas continentales de otros orígenes y aguas subterráneas, sino también con la desalación de agua de mar, estableciendo, a mi entender, una gestión equilibrada y sostenible de los recursos, tanto para usos urbanos como agrícolas e industriales.

P.- Tras casi 10 años desde su aplicación la polémica sobre la regulación nacional continúa. ¿Existe la necesidad de modificar el Real Decreto 1620/2007?

R.- El Real Decreto 1620/2007 fue un gran paso para la potenciación y regulación de la reutilización en España y una legislación pionera en Europa. Nació con algunas carencias como los limites a la reutilización industrial (torres de refrigeración, etc.) o algunos otros parámetros que quizá fueron muy exigentes (o muy laxos), pero es una buena regulación y ha funcionado razonablemente bien desde su implantación.

La opinión generalizada del sector, de acuerdo a lo escuchado en diferentes foros celebrados recientemente sobre este particular, es que sería conveniente una revisión y actualización, aunque quizá no sea el momento adecuado, ya que deberíamos concentrar en este momento nuestros esfuerzos en influir y asesorar a la Unión Europea en la nueva regulación que se está preparando (siendo el país con mayor experiencia e implantación), por lo que un esfuerzo individual en este momento no parece tener sentido.

Estamos empeñados en darle mucha más importancia a la reutilización dentro de nuestra asociación y congresos

P.- La Comisión Europea apuesta por la promoción y la regulación de la reutilización en todo su territorio. ¿Qué papel juega España en esta iniciativa?

R.- España debe jugar un papel muy importante y creo que así se interpreta desde la Unión Europea. Desde el Magrama se está trabajando en contacto directo y continuo con la Comisión Europea y se ha creado asimismo una comisión en el Ministerio donde participamos las principales asociaciones del sector, comunidades autónomas, centros de investigación, etc. para analizar los documentos que llegan desde la Unión Europea en este sentido y realizar propuestas para su modificación o mejora.

P.- AEDyR celebra su undécimo Congreso el próximo mes de octubre, ¿cuál diría que es el lema de este año?

R.- Bueno, no hemos pensado en darle un lema o un titulo especifico al congreso, pero no hay más que ver que la palabra INNOVACIÓN aparece prácticamente en el nombre de todas las sesiones.

Estamos asimismo empeñados en darle mucha más importancia a la reutilización dentro de nuestra asociación y congresos, como quedo patente en el Congreso especifico realizado hace unos meses en colaboración con AEAS. Quizá tengamos que cambiarle en los próximos años el nombre a la asociación por AERyD…

P.- Valencia ha sido la ciudad elegida para el evento ¿cuál ha sido la motivación?

R.- En general nuestro congreso se ha celebrado en todas las ediciones en ciudades en las que hubiera un fuerte componente de desalación o de reutilización. La Comunidad Valenciana es una de las comunidades con mayor implantación de reutilización y desalación, y concretamente en una ciudad tan importante como Valencia no habíamos tenido la oportunidad hasta ahora de poder celebrar nuestro congreso, aunque estuvo siempre entre nuestras candidatas favoritas en los últimos años. Este año hemos conseguido que todo encajara, con un importante apoyo institucional, que tenemos que agradecer, y estamos encantados de ello.

P.- La investigación y el desarrollo tienen un papel principal en el programa. ¿Qué intervenciones destacaría?

R.- Bueno, es difícil e injusto concretar demasiado en las intervenciones, pero es de destacar el alto nivel de participación, de mucha calidad. Tendremos ponencias que nos describirán grandes proyectos de desalación y problemas de operación, se hablará de nuevos materiales, de nuevos procesos y tecnologías de desalación y reutilización (donde por supuesto las membranas jugarán un papel fundamental), eficiencia energética y reducción de impactos, etc. Podéis consultar el programa completo en la página web.

P.- ¿Cómo pueden inscribirse los interesados en el Congreso?

R.- Es muy sencillo; las inscripciones y formas de pago están claramente explicadas en la página web del congreso, y los asociados a AEDyR pueden beneficiarse del descuento por afiliación.

Comentarios